Skip to content

(*) El paro del transporte ya afecta a productos como la leche o el aceite

Los sectores afectados reconocen la escasez de productor específicos en las estanterías de los supermercados y problemas en las empresas para operar con normalidad.

                                                                                                          Varios caminones en un parking. Foto: Freepik.

15 de marzo de 2022/ Infoveritas

(*) Actualizado el 23 de marzo de 2022

La Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional anunció el pasado 5 de marzo la convocatoria de paro nacional indefinido de todo el transporte a partir del 14 de marzo a las 00:00 horas. Desde entonces, circulan miles de mensajes en redes sociales que alertan de un desabastecimiento de productos en supermercados o problemas en el suministro de gasolina que están provocando la alarma en la población.

“El parón de camiones amenaza con el desabastecimiento de gasolina y alimentos. Entramos en una crisis peor que la pasada con la pandemia. Vienen tiempos difíciles. Dios mío ayúdanos a que pase pronto y la guerra acabe”, se puede leer en uno de los mensajes. Además, en algunos de ellos se insta a la población de hacer aprovisionamiento de víveres en los próximos días y a repostar ante la escasez de carburante.

(*)Según diferentes asociaciones del sector es poco probable que esto suceda, aunque a medida que avanzan los días, escasean algunos productos específicos en las estanterías de los supermercados, como la leche o el aceite de girasol. Además, algunas empresas –Danone, ArcelorMittal, Cuétara o Heineken- ya están estudiando cesar su actividad ante las dificultades derivadas del paro, lo que puede afectar a otros sectores clave. No obstante, confían en que se alcance pronto un acuerdo entre el Gobierno y el sector del Transporte sobre los precios de los carburantes.

Diferentes sectores garantizan el abastecimiento, pero reconocen problemas puntuales

A raíz de los mensajes que circulan por redes sociales, varias organizaciones de los sectores afectados han asegurado que no hay riesgo de desabastecimiento y que no creen que vaya a producirse.  Entre ellas, la Asociación patronal de los empresarios de Baleares dedicados al transporte de mercancías y viajeros por carretera. En la cuenta oficial de Twitter del organismo recogían las palabras de su presidente Ezequiel Horrach y lamentaba “las consecuencias que están provocando los últimos rumores infundados que circulan a través de las redes sociales que advierten de que a partir del próximo lunes las Islas padecerán un desabastecimiento de productos”.

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos ha confirmado a Infoveritas que como el paro no está secundado por la confederación mayoritaria de transporte “no debería haber problemas de abastecimiento”, si bien puede surgir alguno a nivel puntual.

Desde la Asociación Nacional de Cadenas de Distribución (ANGED) aseguran que por el momento sus empresas “no han reportado incidencias”, aunque siguen monitorizando la situación.

La Confederación Española de Transporte de Mercancías ha explicado a Infoveritas que “no es cierto” que haya problemas de desabastecimiento, aunque confirman que a raíz del paro si ha habido algún episodio aislado que dificultará el reparto, pero puntualizan que son casos muy puntuales.

(*)Desde UNESID, la asociación empresarial española de las empresas siderúrgicas que aglutina a 46 empresas, avisa en una nota informativa de que el paro está impidiendo que las plantas “operen con normalidad”, lo que ha obligado a algunas plantas a “reducir o incluso detener la producción por la falta de materias primas o la incapacidad de hacer llegar los productos a los clientes”.

A pesar de que por el momento la escasez de productos se produce de manera puntual, desde las asociaciones empresariales que representan a la cadena de valor del gran consumo (ACES, AECOC, ANGED, ASEDAS y FIAB) explican a INFOVERITAS que solicitaron formalmente al Gobierno hace una semana su colaboración urgente “para poder garantizar el buen funcionamiento de la cadena de suministro, ante el recrudecimiento de las acciones destinadas a impedir que el transporte de mercancías por carretera pueda ofrecer sus servicios a las empresas del sector y al conjunto de la sociedad.”

Sin embargo, en una nota de prensa señalan que, aunque entienden la complejidad del escenario, “no es momento de paralizar el país sino de colaborar en la búsqueda de soluciones”. 

No es una huelga, es un paro y no lo apoya todo el sector

En muchas de las publicaciones y artículos que se están difundiendo hablan de huelga en el sector del Transporte. Sin embargo, los transportistas iniciaron un paro indefinido convocado por la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte. En la página web de la organización se encuentra el comunicado completo y en ningún momento hablan de huelga.

 El objetivo de la movilización es presionar al Gobierno para que negocie un nuevo marco laboral, ante la “situación económica de quiebra total”, que se ha agravado por la invasión de Ucrania.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lo define como el cierre temporal, ya sea parcial o total, de uno o varios centros de trabajo decidido por uno o varios empleadores o el impedimento por parte de éstos del desarrollo de la actividad laboral de sus trabajadores con objeto de lograr una reivindicación o rechazar exigencias o de apoyar las reivindicaciones o las quejas de otros empleadores. Es decir, lo decide un empresario o una patronal.

Según la OIT se entiende por huelga “una interrupción temporal del trabajo efectuada por uno o varios grupos de trabajadores con objeto de obtener reivindicaciones o rechazar exigencias o expresar quejas o de apoyar las reivindicaciones o las quejas de otros trabajadores”.

Es un derecho recogido en el artículo 28 de la Constitución: “Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad”. Queda regulado en el Real Decreto Ley 17/1977, del 4 de marzo, sobre relaciones del trabajo.

En este caso, el paro no ha sido secundado por todo el sector, a pesar de compartir las demandas, para no afectar a la cadena de suministros que ya sufre un momento delicado por la invasión de Ucrania. Entre las organizaciones que no se han sumado está la Asociación patronal de los empresarios de Baleares (FEBT) dedicados al transporte de mercancías y viajeros por carretera. La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) o la Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España también se han desmarcado de esta convocatoria. Estos últimos han pedido respetar a los transportistas que secunden el paro, así como a los que opten por continuar con su actividad. 

(*) Este artículo ha sido actualizado el 23 de marzo para incluir la situación de algunas empresas a raíz del paro de transportes que se inició el pasado 5 de marzo. También se ha actualizado la situación de los supermercados. También ha cambiado el titular que ha pasado de ¿Hay riesgo de desabastecimiento en las gasolineras y los supermercados? a El paro del transporte ya afecta a productos como la leche o el aceite.

Fuentes

Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos

Asociación Nacional de Cadenas de Distribución

Nota informativa del 5 de marzo de la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte

Organización Internacional del Trabajo

Artículo 28 de la Constitución

Real Decreto Ley 17/1977, del 4 de marzo, sobre relaciones del trabajo

Conferencia Española de Transporte de Mercancías

Cuenta oficial de Twitter de la Asociación patronal de los empresarios de Baleares dedicados al transporte de mercancías y viajeros por carretera

Nota informativa de UNESID del 22 de marzo de 2022

Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España