Skip to content

La viruela del mono no es un nuevo virus: se descubrió hace 64 años

Es la primera vez que se produce un brote tan extenso fuera de África, donde la enfermedad es endémica. Según los últimos datos de la OMS, se han detectado 131 contagios en países occidentales.

25 de mayo de 2022/ Infoveritas

“¡Alerta! Nuevo virus enciende las alarmas!” o “Viruela del mono, un nuevo virus”, son dos ejemplos de algunos de los titulares que se están compartiendo en las redes sociales. Este tipo de publicaciones, que provocan cierto pánico y miedo en la sociedad, informan sobre la aparición de una nueva enfermedad conocida como la viruela del mono.

Sin embargo, la viruela del mono o monkeypox no es un virus nuevo. Se descubrió  hace 64 años, en 1958.  Además, los expertos ven poco probable que se convierta en la próxima pandemia.

No es un virus nuevo: se descubrió en 1958

 El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP) explica en el artículo Viruela del mono en humanos: incremento de casos y limitadas opciones de prevención con vacunas que “fue descrita por primera vez en el año 1958 en una instalación de mantenimiento de monos para la investigación en Dinamarca”.

En seres humanos, el primer caso de la enfermedad se detectó en la República Democrática del Congo en 1970, “en un niño de nueve años, en una región en la que la viruela se había erradicado en 1968”, señalan desde la Organización Mundial de la Salud (OMS). Como demuestran estos datos y confirma José María Eiros Bouza, catedrático de Microbiología de la Universidad de Valladolid y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC): “El virus de la viruela del mono es un virus conocido que lleva cinco décadas circulando por el planeta”.

La viruela del mono es una vieja conocida en África. La mayoría de los casos que se han detectado en los últimos años han sido en las regiones de África Central y Occidental, principalmente en zonas cercanas a las selvas tropicales.

Según los datos de la OMS, desde 1970 se han notificado casos en humanos de viruela símica en 10 países africanos de forma regular: Camerún, Costa de Marfil, Gabón, Liberia, Nigeria, República Centroafricana, República del Congo, República Democrática del Congo, donde es un virus endémico, Sierra Leona y Sudán del Sur. “En 2017, Nigeria sufrió el mayor brote documentado, aproximadamente 40 años después de los últimos casos confirmados”, destacan desde el organismo.

Los brotes de viruela del mono habían llegado a Occidente con anterioridad

Contrariamente a lo que sugieren algunas desinformaciones, el virus ya había llegado a países occidentales con anterioridad, principalmente mediante viajes internacionales o la importación de animales exóticos.

La OMS y el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) señalan que en la primavera de 2003 se confirmaron casos de viruela símica en Estados Unidos. Fue la primera vez que se detectó la enfermedad fuera del continente africano. La mayoría de los pacientes había tenido un contacto estrecho con perros de la pradera, una especie de ardillas, que habían sido infectados por roedores africanos importados de Ghana. Desde entonces se han detectado  otros brotes en Reino Unido e Irlanda o Estados Unidos.

La diferencia con brotes anteriores reside en que “es la primera vez que se produce una cadena de transmisión en Europa”, explica el doctor José María Eiros Bouza, razón por la que es importante realizar la “secuenciación genómica de los focos”.

De acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Sanidad, se han confirmado 59 casos positivos de orthopoxvirus en España. A nivel mundial, la cifra asciende a 131, según la OMS, que contabiliza los casos en países donde la enfermedad no es endémica desde que el pasado 13 de mayo saltaran las alarmas.

El Comité Asesor de Vacunas de la (AEP) explica que en los últimos años la sociedad científica y los organismos reguladores habían llamado la atención “por el incremento de casos y la aparición creciente de estos en países no endémicos”. Esto demuestra que la expansión de este brote no ha sido tan sorprendente, al contrario de lo que sucedió con la COVID-19.

Cambio climático y destrucción de la naturaleza, posibles causas de la expansión de la viruela del mono

La alta movilidad poblacional permite que los virus se propaguen  rápido de un país a otro, tal y como demuestra este brote de viruela del mono en Occidente, lo que provoca que existan más casos fuera de las regiones afectadas habitualmente por esa zoonosis- enfermedad infecciosa que ha pasado de un animal a humanos-.

Desde la OMS destacan que “la urbanización y la destrucción de los hábitats naturales aumentan el riesgo de enfermedades zoonóticas al incrementar el contacto entre los seres humanos y los animales salvajes”. Otros factores de esa expansión son el cambio climático, las agresiones a los hábitats naturales, los conflictos políticos en las áreas con presencia de la enfermedad, las hambrunas y la pobreza.

El Comité Asesor de Vacunas de la (AEP) apunta a otra hipótesis: la disminución de la inmunidad de grupo frente a la viruela. La erradicación de la viruela en 1980 supuso también el cese de la vacunación contra esa enfermedad. Esta circunstancia podría facilitar el aumento de contagios, sencillamente porque la vacuna de la viruela ofrece una inmunidad cruzada frente a la viruela del mono de un 85%,  como se explica en este  artículo en INFOVERITAS.

¿Será la viruela del mono la próxima pandemia?

Después de la irrupción del COVID-19, es normal que la expansión de cualquier otro virus sea motivo de alarma y que muchas personas se pregunten si la viruela del mono se va a convertir en la próxima pandemia. Sin embargo, parece que el escenario no se va a repetir. “De momento, no genera una preocupación”, puntualiza José María Eiros Bouza, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

Las diferencias entre ambos virus son evidentes. El COVID-19  era un virus nuevo y no se sabía cómo combatirlo, mientras que la viruela del mono se conoce desde hace más de 60 años y se sabe cómo tratarlo.  Además, tampoco se propaga de forma tan sencilla como la COVID-19,(ver el artículo de INFOVERITAS).

A raíz de la detección de los primeros casos de viruela del mono en Occidente circulan muchos bulos sobre la enfermedad que han sido desmentidos por expertos  en  INFOVERITAS.

Conclusión

La viruela del mono no es un virus nuevo. Se detectó en humanos en 1970 en la República del Congo, donde la enfermedad es endémica. No obstante, es la primera vez que se produce un brote tan extenso fuera de África.

Fuentes

Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP)

Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés)

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Gabinete de prensa del Ministerio de Sanidad

José María Eiros Bouza, catedrático de Microbiología de la Universidad de Valladolid y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC)