Skip to content

La vacuna de Pfizer para niños no contiene componentes peligrosos para la salud

La compañía ha agregado un nuevo tampón de trometamina, un ingrediente que se utiliza para aumentar el tiempo de almacenamiento de los productos farmacéuticos y no hay evidencias de que tenga riesgos para la salud.

2 de diciembre de 2021/ Infoveritas

Estos días circulan por redes sociales numerosos mensajes y vídeos que alertan de que la compañía farmacéutica Pfizer ha añadido ‘en secreto’ a la vacuna contra la COVID-19 para niños un ingrediente potencialmente mortal y peligrosos para la salud de los menores, la trometamina.

Sin embargo, esto es falso. La empresa sí ha añadido este ingrediente en la fórmula para niños, pero no lo ha hecho ‘en secreto’, ya que esa modificación contó con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y no hay ninguna evidencia de que sea peligroso para la salud.

Desde el Centro para el Control y la Prevención de enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) destacan que la vacuna Pfizer que reciben los niños de 5 a 11 años “tiene los mismos ingredientes” que la que se utiliza para los adultos. No obstante, en esta fórmula Pfizer agregó trometamina, un ingrediente que se utiliza para incrementar su estabilidad y aumentar el tiempo que puede permanecer congelada.

En la vacuna, la trometamina actúa como tampón, lo que permite mantener el PH de la vacuna, así como mejora las condiciones de almacenamiento. No obstante, desde la FDA señalan que su uso “no presenta problemas de seguridad.”

Un cambio autorizado por la FDA

El pasado 29 de octubre la FDA autorizó el uso de emergencia de la vacuna contra la COVID-19 para niños de 5 a 11 años en Estados Unidos. Ese mismo día también autorizó un cambio en la fabricación de esta fórmula para incluir un tampón de trometamina- también conocido como Tris-, lo que permite que los viales de la vacuna congelados y sin diluir puedan almacenarse en el refrigerador durante periodos de tiempo más prolongados que las vacunas para adultos. Además, ese cambio también se aprobó para las vacunas que se administran a los adultos y adolescentes.

En la página web de la CDC detallan los tipos de ingredientes de las vacunas contra la COVID-19 para niños: ácido ribonucleico mensajero (ARNm), lípidos (grasas) y estabilizadores de azúcares y ácidos. En este último grupo se encuentra la sacarosa (azúcar de mesa), la trometamina y el clorhidrato de trometamina. Estos tres componentes se encargan de “ayudar a mantener estables las moléculas de las vacunas durante el proceso de fabricación, congelamiento, envío y almacenamiento hasta que estén listas para ser administradas.”

La trometamina es segura y se utiliza en otros medicamentos

La trometamina está presente en otros medicamentos y otras vacunas. De hecho, se utiliza en la vacuna de Moderna contra la COVID-19, como se detalla en la página web de la CDC.

Además, tal y como señala el documento sobre la trometamina elaborado la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la biblioteca médica más grande del mundo (NLM, por sus siglas en inglés), esta se usa en la síntesis de agentes activos superficiales y productos farmacéuticos, pero también se emplea como agente emulsionante para cremas y lociones cosméticas, aceites minerales y emulsiones de cera de parafina, tampón biológico y alcalizante.

Tras evaluar todos los datos, desde la FDA respaldan el uso de la vacuna Covid-19 de Pfizer-BioNTech que contiene tampón Tris. La agencia concluyó que “no presenta problemas de seguridad o efectividad.”

No es un medicamento para ataques cardiacos

En uno de los vídeos que se están difundiendo por redes sociales alertando de la peligrosidad de este nuevo ingrediente aseguran que la trometamina es un medicamento para ataques cardiacos.

Sin embargo, esto tampoco es cierto. Este compuesto se utiliza para tratar la acidosis metabólica, una afección que se desarrolla cuando se produce demasiado ácido en el cuerpo. Este desequilibrio puede ocurrir también cuando los riñones no pueden eliminar el suficiente ácido del cuerpo. Entre las causas más frecuentes que desencadenan la acidosis metabólica se encuentra el consumo excesivo de alcohol, el cáncer, una diarrea intensa o un paro cardiaco.

Conclusión

Es falso que Pfizer haya agregado un producto potencialmente peligroso en las vacunas COVID para niños. La compañía ha agregado un tampón de tromentamina, un ingrediente que se utiliza para aumentar el tiempo de almacenamiento en los medicamentos. Además, no existe ninguna evidencia de que el componente tenga riesgos para la salud.

Fuentes

Centro para el control de enfermedades

Nota de prensa de la Administración de Medicamentos y alimentos de los Estados Unidos (FDA) sobre la autorización del uso de emergencia de la vacuna de Pfizer en niños de 5 a 11 años

Definición de acidosis metabólica de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos

Página web para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés)