Skip to content

La hidroxicloroquina cura la viruela del mono. FALSO

El medicamento es útil para tratar la malaria, el lupus o la artritis.


15 de junio de 2022/ Infoveritas

Desde que la viruela del mono apareciese en países no endémicos se están difundiendo algunos mensajes que recomiendan a los pacientes utilizar hidroxicloroquina como tratamiento para curar la enfermedad.

“El virus de la viruela del mono se trató exitosamente en el pasado con hidroxicloroquina…ahora hay que ponerse la inyección…para prevenir…El fin y propósito es vacuna…hasta que tengamos aliento…”, se puede leer en una publicación en Twitter. Muchos mensajes van acompañados de una imagen del medicamento.

Sin embargo, no existen evidencias científicas que demuestran que la hidroxicloroquina sea un tratamiento efectivo para curar la viruela del mono. Por el momento, sólo se ha demostrado que funciona para tratar la malaria, el lupus o la artritis y se desaconseja su uso fuera de esos casos.

Además, en otras publicaciones que se han hecho virales también se asegura que la viruela del mono es un efecto adverso de la vacuna contra la COVID-19. Desde INFOVERITAS ya se ha desmentido esa información con anterioridad. Puedes leer el artículo completo aquí.

¿Qué es la hidroxicloroquina?

 La hidroxicloroquina pertenece a una clase de medicamentos llamados antimaláricos. Se trata de un fármaco aprobado por las autoridades sanitarias para prevenir y curar la malaria. De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, “también se usa para tratar la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico dado que disminuye la actividad del sistema inmunitario”.

La hidroxicloroquina no cura la viruela del mono

“La hidroxicloroquina no sirve para curar la viruela del mono”, resume Manuel Sánchez, profesor titular de la Universidad Miguel Hernández de Elche en el área de Microbiología. De hecho, no existe ninguna evidencia científica que demuestre que la hidroxicloroquina sea un tratamiento efectivo para curar la viruela del mono.

Víctor Jiménez Cid, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), explica que “la hidroxicloroquina es una molécula «lisosomotrópica», que interfiere con la actividad de los lisosomas y la autofagia, interaccionando de manera general con tráfico vesicular, función de membranas citoplásmicas, etc.. Como muchos virus penetran en la célula por endocitosis y la hidroxicloroquina interfiere con la evolución de los endosomas a lisosomas, se postula que puede interferir con el ciclo replicativo de ciertos virus”.

Sin embargo, no hay evidencias científicas específicas que demuestren que este medicamento pueda resultar útil como tratamiento contra la viruela del mono. “Simplemente se trata de un fármaco barato y aprobado para otros usos que se podía «reposicionar» si fuera útil frente a estos virus, pero eso es algo que no está demostrado”, aclara.

De hecho, al experto no le consta en la actualidad exista algún ensayo clínico que emplee esta terapia frente a la viruela.

¿Cómo se trata la viruela del mono?

 El 6 de enero de 2022, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizó el uso de un antivírico denominado tecovirimat, un medicamento eficaz para tratar la viruela humana, la viruela del mono y la viruela bovina, tres infecciones causadas por virus pertenecientes a la misma familia, ortopoxvirus.

Sin embargo, “no se ha comercializado todavía en España”, puntualiza Inmaculada Castillo Lozano, adjunta a la Dirección Técnica del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM). La Organización Mundial de la Salud (OMS) también reconoce que el medicamento “no está ampliamente disponible”.

Por tanto, en España no existe en estos momentos un tratamiento específico aprobado para el virus de la viruela del mono. “Los antivirales desarrollados para su uso en pacientes con viruela pueden resultar beneficiosos”, señala la experta. Además, recuerda que los antibióticos no son eficaces para el tratamiento de infecciones virales y su uso inadecuado puede favorecer resistencias antimicrobianas.

En Estados Unidos, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han conseguido un permiso especial que permite el uso de tecovirimat para el tratamiento empírico primario o temprano de infecciones por ortopoxvirus no variólico, incluida la viruela del simio, en adultos y niños de todas las edades. Pero, por el momento, “no hay datos disponibles sobre la eficacia de tecovirimat en el tratamiento de infecciones de viruela símica en personas”, apuntan desde el organismo.

¿Cómo se puede prevenir la viruela del mono?

Se considera que la vacuna frente a la viruela humana es efectiva para prevenir la infección o hacerla más leve. Los estudios demostraron que la protección se sitúa en el 85%. Sin embargo, “actualmente no es de uso común por considerarse erradicada la enfermedad desde hace cuatro décadas”, explica la experta Inmaculada Castillo Lozano.

En la página web de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que en el año 2019, se aprobó una vacuna más novedosa con virus de la vaccinia atenuado modificado (cepa de Ankara) para la prevención de la viruela símica. Se trata de una vacuna de dos dosis cuya disponibilidad sigue siendo limitada.

La hidroxicloroquina tampoco cura el COVID-19

La hidroxicloroquina ya se descartó con anterioridad como tratamiento para curar el COVID-19. Desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) señalan que ningún ensayo clínico controlado y aleatorizado ha demostrado la eficacia de estos medicamentos para el tratamiento de pacientes con COVID-19.

Además, el uso de este fármaco de manera inadecuada podría causar trastornos en el ritmo cardiaco.

La OMS ya canceló en julio de 2020 los grupos de tratamiento de la COVID-19 con hidroxicloroquina y con la combinación lopinavir/ritonavir, ya que de acuerdo con los resultados provisionales no reducen la mortalidad en los enfermos de COVID-19 hospitalizados.

Conclusión

No existe ninguna evidencia científica que demuestre que la hidroxicloroquina sea un tratamiento válido para curar la viruela del mono. La ciencia tampoco respalda usar este medicamento para tratar la COVID-19. Por el momento, este compuesto sól es apto para tratar la malaria, el lupus o la artritis.

Fuentes

Declaraciones de Manuel Sánchez, profesor titular de la Universidad Miguel Hernández de Elche en el área de Microbiología.

Declaraciones de Víctor Jiménez Cid, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)

Declaraciones de Inmaculada Castillo Lozano, Adjunta a la Dirección Técnica del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM)

Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos

Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés)

Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas en inglés)

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés)

Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)