Skip to content

El Congreso no ha aprobado eliminar las mascarillas en interiores

Una interpelación urgente presentada por Ciudadanos insta al Gobierno a eliminar la mascarilla en interiores, pero por el momento su uso sigue siendo obligatorio.

1 de abril de 2022/ Infoveritas

“Por fin eliminan la mascarilla en exteriores” o “El Congreso aprueba la eliminación del uso obligatorio de las mascarillas en interiores en España”, aseguran algunos usuarios en redes sociales. Sin embargo, estas afirmaciones son falsas.

El Congreso no ha aprobado la retirada de las mascarillas en interiores. Lo que se aprobó en el Pleno del Congreso de los Diputados del 31 de marzo es la moción como consecuencia de una interpelación urgente sobre la eliminación de la obligatoriedad del uso de mascarillas en interiores, presentada por el Grupo Parlamentario Ciudadanos.

Por tanto, su uso, sigue siendo obligatorio, como recoge el Real Decreto 115/2022, de 8 de febrero, por el que se modifica la obligatoriedad del uso de mascarillas durante la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, y que, en la actualidad, sigue vigente.

¿Qué se pide en esta moción?

Según se explica en una nota de prensa del Congreso de los Diputados del 31 de marzo, la moción de interpelación urgente presentada por Ciudadanos insta a eliminar el uso obligatorio de las mascarillas en espacios interiores “en línea con la evidencia científica, la situación epidemiológica y la perspectiva comparada”. 

El organismo también se hacía eco en su cuenta oficial de Twitter.

El texto ha salido adelante con 187 votos a favor con los votos de la propia formación naranja, PSOE, VOX y Teruel Existe, entre otros, y han votado en contra los 94 diputados de los grupos PP, PNV y Coalición Canaria. Se han abstenido los socios de Gobierno, Unidas Podemos, así como otras formaciones, entre ellas Más País y Compromís. 

La moción tiene un matiz importante: incluye una enmienda presentada por el grupo socialista que modifica el artículo 2 en el que sustituye el establecimiento de un calendario de desescalada por un plan en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, para “dar los pasos adecuados para abordar la reconsideración de las medidas de contención de la pandemia de la COVID-19”. 

El próximo Consejo tendrá lugar el 6 de abril en Toledo y previsiblemente se abordará la eliminación de la obligatoriedad de las mascarillas en interiores.

¿Qué es una moción consecuencia de una interpelación urgente?

El Diccionario panhispánico del español jurídico la define como “una resolución de carácter no legislativo aprobada por la Cámara legislativa mediante la cual, una vez debatida una interpelación, el Parlamento insta al Gobierno a la adopción de alguna decisión política con carácter urgente que habrá de ser congruente con la interpelación precedente”.

La figura aparece en el Reglamento del Congreso, concretamente en el artículo 184, y dice lo siguiente: “Toda interpelación podrá dar lugar a una moción en que la Cámara manifieste su posición”.

Al tratarse de una moción, no es vinculante y, por tanto, no es de obligado cumplimiento, como sí ocurre con las leyes. Sin embargo, sí sirve para que las formaciones se pronuncien sobre un tema en concreto, como este de las mascarillas, y que si salen adelante el Gobierno las tenga en cuenta.

Cambios en el Reglamento del Congreso

El pasado 8 de marzo se aprobó la propuesta del PNV de la reforma del Reglamento del Congreso para añadir un nuevo artículo y que el Ejecutivo detalle el cumplimiento de las proposiciones no de ley, mociones y resoluciones aprobadas.

Según explicaba el Congreso en una nota de prensa se propone incluir un nuevo título XII relativo al «control sobre las Proposiciones no de Ley, mociones y demás resoluciones aprobadas por la Cámara tanto en Pleno como en Comisión».

“La iniciativa también añade un nuevo artículo que establece que el Gobierno tendrá que remitir a la Cámara Baja, durante el primer mes hábil de cada periodo de sesiones, un informe en el que se detalle la situación y grado de cumplimiento de cada uno de los acuerdos parlamentarios sin fuerza de ley aprobados en Pleno y en comisiones durante el periodo de sesiones anterior. Dicho informe deberá incluir, además, los textos de periodos anteriores pendientes de cumplimiento”, se señala en la nota.

La votación de esta medida fue aprobada por 289 votos a favor y 52 en contra. Esta iniciativa se ha remitido a la Comisión del Reglamento del Congreso, donde los grupos parlamentarios pueden presentar enmiendas.